Deporte en la tercera edad: Beneficios, actividades y recomendaciones

La actividad física regular es prioritaria para gozar de una buena salud. Favorece la movilidad y evita enfermedades provocadas por el sedentarismo. Sin embargo, el deporte en la tercera edad es más importante porque de eso depende en gran parte su autonomía. Y es que con el envejecimiento las personas mayores suelen hacerse más dependientes.

Cuando el cuerpo envejece, este cambia su ritmo y no se mueve con la misma rapidez y agilidad que antes. Por eso, es recomendable que las personas mayores continúen con sus actividades cotidianas en la medida de lo posible. Y es que menos del 30% de las personas mayores de 65 años realizan ejercicio de forma habitual.

SUS BENEFICIOS

El deporte en la tercera edad tiene múltiples ventajas. Como: control de peso, disminución de la grasa, aumento de la masa muscular, fuerza muscular, flexibilidad y densidad ósea, aumento del volumen sistólico, ventilación pulmonar, consumo máximo de oxígeno, disminución de la frecuencia cardíaca y de la presión arterial y mejora del perfil de lípidos.

Además, les ayuda a afrontar esta etapa de la vida con mayor optimismo y a relacionarse con otros de forma sana e independiente. Así mejoran el auto-concepto, auto-estima, imagen corporal y disminuir el estrés, ansiedad, insomnio y consumo de medicamentos.

TIPOS DE ACTIVIDADES PARA MAYORES DE 65 AÑOS

Hay que tener en cuenta la forma física y edad a la hora de elegir la actividad física a realizar. Para evitar lesiones o problemas más serios, los ejercicios más recomendables son:

  • Estiramientos: Antes de comenzar con cualquier actividad física hay que estirar. Esto es recomendable a cualquier edad. Con ello, evitaremos muchas lesiones y ganaremos en flexibilidad.
  • Natación: es el deporte más recomendado por sus múltiples beneficios y escasos riesgos de lesión. En el agua se tonifica la musculatura, aumenta la flexibilidad, alivian dolores y mejora la salud de los huesos. Por otra parte, la natación fortalece el corazón, reduciendo así el riesgo cardíaco. Y es muy buena para la espalda.
  • Aquagym: Al estar dentro del agua los movimientos son mucho más fáciles y apenas notaremos el cansancio. Al igual que la natación, este deporte tonifica los músculos, favorece la circulación sanguínea, nuestra postura corporal, previene el dolor de espalda y mejora nuestra salud cardiovascular.
  • Tai Chi: Conecta cuerpo y mente, lo que ayuda a la relajación y con ello mejorar el ánimo. Se compone de ejercicios suaves que favorece tanto la musculatura como la densidad ósea.
  • Yoga. Es un deporte adecuado a todas las edades y sexos, siempre que los movimientos y tipos de ejercicios se adapten a cada persona. Para las personas mayores los movimientos son más tranquilos, lentos y suaves. Ayuda a conseguir mayor flexibilidad muscular, la oxigenación del organismo y mejorar la postura, entre otras cosas.
  • Caminar: Está demostrado que dar paseos de media hora tres veces a la semana mejora ligeramente la densidad mineral ósea de la columna y reduce el riesgo de sufrir de enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares hasta en un 27%. También ayuda a quemar calorías y a fortalecer las articulaciones.
  • Bailar: Mejora la coordinación y flexibilidad, y es ideal para sociabilizar y aumentar la autoestima. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda este tipo de actividad para evitar problemas derivados del sedentarismo, como la obesidad o la hipercolesterolemia. También ayuda a combatir el estrés o la depresión, ya que se segregan endorfinas. Esta práctica es una de las opciones más elegidas ya que además de mejorar la salud, pasan un rato divertido.
  • Ciclismo: con solo diez minutos logramos mejorar nuestro riego sanguíneo y nuestra musculatura. Consiguiendo así fortalecer huesos, ligamentos y tendones, lo que disminuye el riesgo de sufrir fracturas. Es perfecto para evitar la artrosis o rebajar su inflamación.
  • Golf: Este deporte lo que no requiere de capacidad física lo necesita de concentración y disciplina, por lo que es perfecto para la salud mental.

RECOMENDACIONES

Aunque la realización de ejercicio físico de forma moderada no suponga ningún riesgo para las personas de la tercera edad, toda precaución es buena. Es necesario evitar la realización de ejercicios bruscos y con alto impacto para los huesos y articulaciones, como correr, trotar, fútbol, baloncesto, voleibol, etc.

También es recomendable que antes de iniciar con una rutina de deporte se visite a un especialista que te de una serie de recomendaciones ajustadas a tu caso en particular.

En Clínica de Medicina del Deporte de Lorca nos centramos en el diagnóstico, tratamiento y prevención de la patología del aparato locomotor, así como en la valoración funcional del deportista y la valoración del daño corporal. ¡Pide ya tu cita!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies